SIN TRIGO NI GLUTEN NI LÁCTEOS

ROSQUILLAS FRITAS SIN GLUTEN

ROSQUILLAS FRITAS SIN GLUTEN

Hola amigos. El postre típico andaluz de hoy Rosquillas fritas sin gluten.

 

Se acerca la Semana Santa y con ella lo que más me gusta, los dulces típicos de estas fechas las rosquillas, las torrijas,los pestiños y las flores fritas. Esta receta en concreto de Rosquillas fritas  es de la abuela de mi amiga Ana Rosa, muchísimas gracias por compartirla conmigo, ya que mi madre no conservaba la de mi abuela, de este modo yo voy a daros todos los trucos y consejos para que no se pierda esta deliciosa receta. La receta venía en medidas de medias cáscaras de huevo pero tranquilos he ido pesando los ingredientes para que os sea más fácil.

 

Tiempo de preparación: 1 y media (12 horas de reposo)

Dificultad: media

Ingredientes para 50/60 rosquillas:

Ingredientes rosquillas fritas sin gluten
Ingredientes rosquillas fritas sin gluten

-3 huevos

-150 ml de aceite de oliva virgen extra

-350 gramos de azúcar blanca

-3 sobres de gasificante

-la piel de un limón

-dos cucharadas de matalauva

-canela molida

-200 gramos de harina de garbanzo

-120 gramos de almidón de máiz

-1 vaso de miel

-850 ml de agua

 

En la receta original dice harina la que admita, yo he ido agregando en tazas, y le han entrado 3 tazas de harina de garbanzos y 2 de almidón de maíz. También me he tomado la licencia de añadir cáscara de limón, que yo recuerdo que mi abuela la usaba.

 

Comenzamos con nuestras rosquillas fritas sin gluten.

Lo primero será freír el aceite de oliva con la cáscara de limón y las dos cucharadas de matalauva. Sabremos que está listo cuando la cáscara del limón se arrugue y los borde se doren. Apagamos entonces el fuego y colamos el aceite en un bol para que se enfríe. Tiramos la cáscara de limón y la matalauva frita.

 

Por otro lado separamos 150 gramos de azúcar y reservamos los otros 200 gramos para rebozar las rosquillas.

 

En un bol grande agregamos los 150 gramos de azúcar y las tres yemas de huevo. Batimos bien hasta blanquear las yemas. Por otro lado vamos a batir y montar las tres claras de huevo con un sobre de gasificante.

 

Cuando el aceite de oliva esté frío lo incorporamos a las yemas de huevo con el azúcar y le añadimos los dos sobres restantes de gasificante.Batimos bien para ligar la mezcla. Seguidamente agregamos las claras de huevo montadas a punto de nieve, con una espátula o varilla movemos muy bien hasta integrar y conseguir una mezcla homogénea.

Continuamos agregando la harina que admita.

 

Recordad que la masa tiene que quedar bastante pegajosa, no os paséis con la harina pues quedarán unas rosquillas muy duras.

 

Yo he ido añadiendo por taza , primero dos tazas de harina de garbanzo sin gluten y posteriormente otra de almidón, como seguía muy líquida la masa admitió otra taza más de harina de garbanzos y otra de almidón de maíz.

 

Por último tapamos la masa con un paño limpio y húmedo y la dejamos reposar si es posible durante 12 horas en el frigorífico. Este truco es de la abuela de Ana Rosa, es opcional, pero como todos los consejos de las abuelas seguro que mejora mucho la receta,así que si no tenéis prisa reservar la masa tapada.

 

A la mañana siguiente preparamos nuestro almíbar.

 

En el almíbar es donde bañamos las rosquillas antes de pasarlas por azúcar y canela molida, así no se despegará la mezcla de azúcar y canela. Lo primero será calentar 850 ml de agua con una taza de azúcar (200 gramos) para hacer un almíbar. Cuando el azúcar se haya disuelto añadimos la taza de miel y removemos hasta que se haga un almíbar espeso. Enfriamos y reservamos.

 

Por otro lado vamos a poner una sartén grande con abundante aceite a calentar. Mientras sacamos la masa de las rosquillas de la nevera. En un cuenco ponemos un poco de aceite para irnos mojando las manos para hacer las rosquillas, pues la masa es muy pegajosa y el aceite evitará que se nos pegue a las manos y dedos.

Cuando el aceite esté caliente  vamos a freír las rosquillas.

La vamos a  hacer con las manos. Primero hacemos una bolita, la aplastamos y con un dedo hacemos un agujero, soltamos al aceite caliente con cuidado de no quemarnos.

Cuando estén bien doradas  ya estarán listas para sacar del fuego.Dejamos enfriar las rosquillas.

 

Para terminar preparamos un plato con 100 gramos extra de azúcar y 10 gramos de canela, lo mezclamos muy bien. Cogemos las rosquillas las bañamos primero por el almíbar de azúcar y miel. Posteriormente las pasamos por la mezcla de azúcar y canela.

 

Y listas para devorar estas deliciosa y super esponjosas rosquillas fritas sin gluten ni trigo. Espero que os haya gustado. Hasta la próxima receta amigos.

INSTAGRAM ASIMHAPPYKITTY